martes, 14 de julio de 2015

Ese instante

Enmascarada en la vida
en el aliento
en el último hálito
en el silencio peregrino.

Enmascarada muerte
que carroña
la sangre
las células, los órganos,
apropiándose poco a poco
del cuerpo.
Haciendo perenne el sonido del adiós.

Encripta con cal el recuerdo
el último recuerdo: el beso inmarcesible
ese que jamas se marchitará
en ausencia de sus labios,
de la vida,
del aliento,
del silencio.

Expande sus brazos
y salta...
el vacío colma el último instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada