sábado, 29 de septiembre de 2012

Dos testigos


Hubo dos sobrevivientes solamente de aquella terrible escena. Podían ellos también haber muerto pero sin embargo el destino no quiso ese final aun. Tuvieron suerte, aunque ellos no se dieron cuenta de que semejante golpe de fortuna los había acompañado hasta ese momento.
La habitación había quedado un desastre, las paredes todas manchadas de rojo, el liquido descendía hasta llegar al piso y formar pequeños charcos. Todo estaba muy desordenado. La mayoría de las cosas habían caído al piso.
Los únicos testigos, ante semejante terror se escondieron juntos, con los ojos tan abiertos que yo creo que no podían parpadear,  seguramente se les habían congelado las pestañas durante la escena.
Pobrecitos! Que difícil atravesar esa situación, mirar lo que  no querían que sucediera.
Pero ¿por que sucedió eso? ¿Quien había sido el culpable? Solo ellos dos lo sabían. Habían visto absolutamente todo, habían visto cuando ese gato negro saltó de la alacena más alta que está en la cocina y fue a dar con el pomo de kétchup que estaba apoyado justo donde el cayo…las paredes se tiñeron de rojo, el vaso que tenia vino tinto fue arrojado por la pequeña Philip, inmediatamente después de que el gato diera su gran salto, para querer ocultar la mancha de la pared la nena agarró pure y comenzó a pasarlo por las paredes blancas pensando que ayudaría a sacar las manchas, agarró  los trocitos de lechuga y tomate cherry de la ensalada que estaba en la mesa  y armo un caminito desde la cocina al lavadero (que quedaba uno al lado de otro y donde vivía ahí siempre su tortuga) pensando que podía ayudar a limpiar todo ese gran lio que habían hecho si la sobornaba con comida.
Como nada ocurría y pronto saldría su mama del baño Philip y el gato se escondieron asustados.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada