martes, 15 de mayo de 2012

Anclada en el mar


Anclada en la profundidad del mar
con la quilla de este barco viejo
sin poder levantarla y la proa para el este
ahí me siento, así estoy.

Consciente de reservar las mejores velas
para el viento más poderoso
el momento adecuado
la curación apropiada.

Azotan diferentes tormentas
y mi cuerpo ondula en la danza del compas establecida.
Muros se levantan y golpean
mueren en el intento algunos y otros me ahogan en su oscuridad.

Silencio, silencio…
Sólo por hoy déjame escuchar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada