lunes, 23 de enero de 2012

MAR

Espejo azul
inmarcesible
recuerdo eterno
ante mi mirada.
Mis limitados ojos
son escasos ante tu belleza
y se quedan ciegos
ante el sentimiento.

Solo con mirarte
comprendo tu infinito poder.
En tu silencio profundo
reposa mi cuerpo blando
sobre tu oleaje pacífico.
Enmudece el alma
se ensordece el corazón
Mi boca te habla
Mis brazos te funden en mi pecho.

Con solo mirarte
me arrullas,
calmas la sed de  mis miedos
de oscuros traidores
de caballeros si espadas
del abismo mismo del futuro.

En tu profundidad
quiere mi alma
encontrar la morada eterna
encallar con mi cuerpo
fundirse en tu azul
dormir en tu sordido regazo
mientras me preparo para la vida eterna

…susurra el viento cierzo….
El rocio se congela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada