martes, 1 de noviembre de 2011

El cuerpo, mi cuerpo

Derruido por el tiempo
inasible en su compresión
con escasos poderes seductores
y grietas replegadas.

Berlina olvidada
marchas con el último hálito
que te dedican.

Panteón de Agripa, templo sagrado,
paredes con surcos de vida te recorren,
 tú quilla,  firme en el destino,
prosodia de la vida, barco de los mares.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada