jueves, 18 de agosto de 2011

El arbol y la estética



Sobre tu copa desnuda
un inmenso gris
envuelve tus ramas,
desprovistas de juventud
de belleza.
Sólo los pliegues expones al mundo:
cicatrices del tiempo.
Gran observador silencioso
de pequeños o  importantes acontecimientos.
Estas ahí...siempre
ante mi silencio
ante la mirada perdida de otros.
Tus flores se marcharon
sólo te cubren telarañas
que formas en los alto de tu tronco;
pronto se cubriran de savia
y aunque sigas ahi,
esta vez te miraré,
te mirarán y respiraran  tú olor,
pero no te darás cuenta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada